INCAPACIDAD LABORAL

 

¿QUÉ ES?

 

La situación en la que se encuentra un trabajador cuando está imposibilitado para realizar las funciones normales de su puesto de trabajo. Puede venir provocada por:

  • Una enfermedad, bien sea común o laboral.
  • Un accidente, que puede ser laboral o no laboral.

 

TIPOS

 

 A. INCAPACIDAD TEMPORAL (IT)

 

Más conocida como baja médica, es un subsidio diario que cubre la pérdida de rentas de una persona cuando está inhabilitada para realizar las funciones comunes de su puesto de trabajo de manera puntual, bien sea por enfermedad o accidente.

Tiene una duración máxima de 12 meses, aunque podrá prorrogarse, únicamente por el INSS o el ISM, por 6 meses más.

Finaliza por:

  • Llegar al plazo máximo establecido.
  • Alta médica.
  • Pasar a situación de incapacidad permanente.
  • Por no presentarse a los reconocimientos médicos, lo que conlleva de inicio una suspensión cautelar, que puede desembocar en una extinción de la prestación económica, si no se justifica en tiempo y forma.

 

B. INCAPACIDAD PERMANENTE (IP)

 

Prestación que se reconoce a un trabajador, cuando, tras pasar por una incapacidad temporal (normalmente, pero hay excepciones), presenta reducciones funcionales o fisiológicas graves y previsiblemente definitivas, que anulan completamente la capacidad laboral del trabajador.

Es importante no confundir esta incapacidad laboral con la discapacidad, ya que esta última no se centra en los aspectos laborables.

 

Según el grado, hay diferentes tipos de incapacidad que podrán ser revisables:

 

B1. INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL (IPP)

Supone una disminución no inferior al 33% en el rendimiento de la profesión habitual, la cual podrá seguir desarrollando.

Conlleva un pago de 24 mensualidades de una sola vez, compatible con la prestación laboral habitual.

 

B2. INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL (IPT)

Inhabilita al trabajador para realizar su profesión habitual pero sí puede realizar otra actividad distinta.

Consiste en una pensión mensual del 55% de la base reguladora, compatible con el salario proveniente de otro trabajo.

Incapacidad permanente total cualificada

En caso de los mayores de 55 años, que no pueden realizar su trabajo habitual y además tienen dificultad para encontrar otro tipo de trabajo, podrán percibir el 75% de la base reguladora, que volverá a ser el 55% una vez encuentren un empleo.

 

B3. INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA (IPA)

Inhabilita al trabajador para el desarrollo de cualquier profesión. También se conoce como INVALIDEZ ABSOLUTA.

La prestación económica consistirá en una pensión mensual del 100% de la base reguladora.

 

B4. GRAN INVALIDEZ

Es el grado máximo de incapacidad laboral.

Aquí se le reconoce al trabajador que padece una enfermedad que le impide realizar cualquier tipo de trabajo y que necesita de otra persona que le asista para poder realizar los actos más esenciales de la vida.

Supone como prestación económica, una pensión mensual de 100% de la base reguladora. Además, se recibe un complemento, cuyo importe será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho que cause la gran invalidez y el 30% de la última base de cotización del trabajador.

 

¿Cómo solicitar la incapacidad permanente?

Lo habitual es que lo solicite el trabajador, aunque puede ser solicitada por cualquier entidad que intervenga en este procedimiento (INSS o Mutua), aunque nunca por el empresario. La aprobación, en todo caso, será aprobada o no por el INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social).

 

 

REVISIÓN DE LA INCAPACIDAD

 

La Seguridad Social realizará revisiones del grado de incapacidad llevadas a cabo por el Equipo de valoración de incapacidades (EVI), con el fin de observar si hay mejora o empeoramiento del estado de salud, lo que conllevaría:

  • Confirmación del grado de incapacidad.
  • Modificación del grado de incapacidad, y, en consecuencia, de la prestación.
  • Extinción de la incapacidad y en consecuencia de la pensión.