CONSEJOS LEGALES PARA UN BLACK FRIDAY SIN ESTAFAS

Mañana, viernes negro, se inaugura la temporada de compras navideñas con rebajas muy agresivas. Esto hace que gran cantidad de usuarios se aprovechen de las promociones, por lo que, es importante que conozcan sus derechos como consumidor. Tales rebajas invitan a la adquisición de “gangas” que pueden llevar a que caigamos en engaños o fraudes, sobre todo en las compras online.

 

PLANIFICA TUS COMPRAS

Para evitar incidencias, lo primero y más importante, es planificar con anterioridad nuestras compras, haciendo seguimiento de los precios de los productos que queremos adquirir, para asegurarnos que no han aumentado los mismos para esta cita, aplicando a posteriori una gran rebaja, lo que supondría una oferta fraudulenta. Por ello, es importante guardar la publicidad, correos electrónicos e información del comercio, relativa al producto a comprar, ya que la publicidad es vinculante, y podrá servirnos para una posible reclamación futura.

CONFIANZA ONLINE

Debemos asegurarnos, en lo que se refiere a las compras online, que la web a la que accedemos es de total confianza. Para ello, debemos partir de conectarnos a una red segura, evitando en lo posible las wifis públicas. En cuanto a la página, un indicador de que es segura, es comprobar la barra de direcciones, sabiendo que si comienza por https://, estamos ante un servidor seguro. A su vez, en la parte superior se mostrará un candado que indicará que la información está cifrada, lo que indica que la página tiene instalado un Secure Sockets Layer (SSL) o certificado de seguridad. Asimismo, y aunque parezca obvio, casi nadie nos paramos a pensar quién está detrás de la tienda en la que compramos. Por lo que no estaría de más revisar en la política de privacidad que el contacto del ecommerce está perfectamente visible, indicándonos nombre, denominación social, teléfono, dirección o correo electrónico, que nos permita comunicarnos con él, de manera directa y rápida, ante dudas, quejas o reclamaciones.

LA COMPRA

Ahora, ya podemos elegir el producto que queremos comprar, revisando bien sus características, precio, impuestos, gastos de envío, etc. Una vez en nuestra cesta de la compra, procederemos al pago, utilizando para ello mejor, tarjetas que tengamos destinadas en exclusividad para las compras por internet, o bien realizándolas a través de plataformas seguras como Paypal, Google Wallet…

DESISTIMIENTO

¿Qué ocurre si una vez recibido el producto no es lo que esperamos, no nos vale o simplemente no nos gusta? Los comercios online garantizan la posibilidad de devolución o desistimiento en un período de 14 días desde su recepción, sin coste alguno para nosotros. En estos casos, deben devolvernos el importe íntegro antes de 30 días. Hay que tener en cuenta que algunos productos no tienen implícito este derecho y así deberá aparecer reflejado en los mismos en el momento de la compra.

Por otro lado, cuidado con lo adquirido en tiendas físicas, ya que no tienen obligación legal de devolver ni cambiar ningún producto, salvo que este se encuentre defectuoso, y por ello, debemos conocer la política comercial de cada establecimiento, para saber qué nos encontraremos ante una posible devolución o reclamación.

RECLAMACIONES

Si ante una queja, el comercio no contesta o la respuesta no nos satisface, podemos y debemos denunciar ante las autoridades pertinentes o ante la Oficina del Consumidor y el Usuario (OCU), a través de su web: www.ocu.org o su teléfono de atención al consumidor, 913009155.